23 mar. 2016

Relectura Psi/Cambiantes: Ardiente Recuerdo


La semana que pasó del 14 al 20 de marzo tocaba leer Ardiente Recuerdo séptimo libro completo de la serie. Pero primero como estuvo su semana libre, si iban atrasados ¿se pusieron al día?

Este libro está protagonizado por el Líder de la Fundación Shine Devraj Santos y la Psi-M Ekaterina "Katya" Haas, quien luego de los sucesos en Presa del Placer ella es dada por muerta para luego ser dejada tirada en el edificio Shine, una maniobra orquestada por el consejero Ming LeBon para saber mas de los Olvidados. Esta historia es bellisima, de hecho es una de las mas sentimentales, llore al final, las dos veces que la he leído. Este libro posee estos detalles claves:


*Vemos mas de las habilidades de Ming al ver el daño que le hizo a Katya.



*Sabemos todo acerca de los olvidados, incluyendo varias de las habilidades que se creían perdidas en el acervo genético luego de la mezcla de las tres razas. 



*Conocemos a William un niño que será importante para Judd.



*Las flechas empiezan a dudar de que Ming sea el líder que ellas necesitan.



*Keenan y Noor demuestran lo que sus habilidades son capaces de crear. 



Relectura: Psi Cambiantes | Ardiente Recuerdo | #RelecturaPsiCambiantes #ArdienteRecuerdo #NaliniSingh #PsiCambiantes:
Cuando una joven Psi aparece brutalmente torturada e inconsciente frente a la sede de la Fundación Shine, su director Devraj Santos sabe el peligro que esto supone, puesto que probablemente sea una infiltrada del Consejo Psi con una misión: liquidarle. Aunque finalmente la chica despierta víctima de una profunda amnesia, Dev recurre a algunos de sus aliados para averiguar su identidad. Su nombre es Ekaterina Haas y su mente ha sido poseída por un enemigo muy poderoso. Aún así, Dev, que es incapaz de resistirse a la fascinación que despierta en él esa mujer inteligente, atractiva, y a la vez valiente y vulnerable, decide protegerla. Ekaterina, por su parte, repudia su vida anterior y adopta el nombre de Katya. Sin embargo, a medida que va recuperando la memoria, van reapareciendo en su mente las órdenes asesinas que le han sido implantadas. Mientras lucha contra la locura que amenaza con subyugarla, se da cuenta que los sentimientos que se gestan entre ella y su protector son cada vez más intensos... y que ambos tienen los días contados.



Citas Favoritas

...los Olvidados se encuentran en una encrucijada. Luchar es enfrentarse a la muerte una vez más, quizá a la total aniquilación de los suyos. Pero huir… ¿no es también una especie de aniquilación?
Él ya lo había hecho antes. Muchas veces. Pero al minuto siguiente empezarían de nuevo las preguntas. No sabía qué quería, no sabía qué buscaba. Lo único que sabía era que se había quebrado. Ya no quedaba nada en ella. Estaba rota, destrozada, desaparecida.
Dev se sorprendió preguntándose si algún día sostendría en brazos a un hijo suyo. Las probabilidades eran muy remotas; aunque confiara en su herencia genética, había hecho muchas cosas, había visto mucho. Ya no le quedaba ternura.
Porque cuando luchas contra monstruos a veces tienes que convertirte en uno.
«Zarina —me ha dicho David esta tarde—, ¿qué clase de madre escribe tratados políticos a su hijo de siete meses?» ¿Sabes lo que le he respondido? «Una madre que está segura de que su hijo se convertirá en un genio cuando crezca».
Pero a veces una necesidad tan profunda de salvar, de proteger, puede convertirse en un fervor ciego que destruye precisamente lo que cree salvaguardar.
—¿Katya? Desconocía cómo, pero sabía que nadie la había llamado así antes. Le parecía nuevo. Fresco. Vivo. Ekaterina estaba muerta; Katya vivía.
Mientras la observaba, su abdomen se tensó a causa de la ira que nada tenía que ver con que ella fuera un enemigo y sí con la maldad que la había atrapado en la oscuridad. Nadie tenía derecho a atacar a otro ser humano de esa forma.
—Los auténticos psi están sumidos en el Silencio. —He de corregirte —repuso Dev—. Los psi que están en la Red están sumidos en el Silencio. Los psi fuera de la Red, no.
—Mis padres no abandonaron la Red para esto —había replicado, y sus delicados rasgos mostraban el ceño fruncido—. Lucharon por nuestro derecho, por tu derecho, a sentir, a vivir como quieras. En cambio te estás volviendo tan frío que podrías ser un psi.
Nadie. No era nadie. Pero juró que se convertiría en alguien mientras miraba aquel rostro arrogante. Devraj Santos iba a tragarse sus palabras.
Y sin embargo no puedo aceptar un protocolo que te robará las sonrisas, las lágrimas, el corazón. Eres más precioso para mí que toda la paz del mundo. Te quiere, Mamá
Todavía faltaban piezas, cosas; siendo sincera, lo más probable era que su mente no quisiera recordar. Estaba en paz con eso. Porque Ekaterina, la mujer que había sido una científica psi y más tarde una víctima, ya no estaba. Katya se había alzado de sus cenizas y forjaría sus propios recuerdos, su propio futuro.
...si alguien hace algo bueno por ti, tú tienes que hacer algo bueno por otra persona más adelante. El propósito es devolverle ese bien al mundo. —Entiendo —repuso Katya de forma pausada—. El mundo sería un lugar mejor si todos hiciéramos eso.
¿Qué coño había esperado que hiciera Katya? ¿Sentarse de brazos cruzados mientras la mantenía cautiva? La mujer que había sobrevivido a la tortura de Ming LeBon no era de las que se quedaban quietas sin hacer nada.
—Si el bien sale corriendo cuando el mal se levanta —adujo apoyando las palmas en la pared a cada lado de su cabeza—, entonces el mundo no tiene la más mínima oportunidad.
—La respuesta —adujo Judd— es que mientras Xavier crea en Dios, puede creer que Nina vive, que logró sobrevivir. —Esa lógica es errónea en sí misma —señaló el Fantasma, pero había algo extraño en su voz que Judd no alcanzó a distinguir. Xavier meneó la cabeza. —No hay lógica en ello, amigo mío. Tiene que ver con el corazón y no con la cabeza.
...hizo lo que él le había dicho que haría; dejó que hiciera lo que quería. Porque aquel hombre era tan salvaje como cualquier cambiante, igual de peligroso, y en ese momento estaba tan al límite que tenía la sensación de que cualquier resistencia por su parte sería interpretada como un desafío.
Los Olvidados habían luchado durante demasiado tiempo, dejándose la piel en ello, como para rendirse a las primeras de cambio.
—Hay pesares que un hombre necesita sentir —declaró el alfa de los DarkRiver.
—El amor es impredecible, Devraj. Esos vínculos no podemos controlarlos.
Y cuando las sombras regresen, como acabará pasando, recuerda también esto: sobrevivimos una vez. Y lo seguiremos haciendo. No hay nada más fuerte que la voluntad del corazón humano. Con todo mi amor, Mamá


Besos,
Image and video hosting by TinyPic

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

width="85"